Propiedades del aceite de argán, elixir de juventud

Propiedades del aceite de argán, elixir de juventud

Conocido como “aceite de las cien virtudes” por sus numerosas propiedades, el aceite de argán está actualmente de moda en toda Europa. Desde hace miles de años lo utilizan las mujeres bereberes por sus numerosas virtudes cosméticas y culinarias. Siendo también un ingrediente indispensable en innumerables tratamientos de salud y de cosmética, se usa cada vez más este precioso elixir, sobre todo en dietética.

El aceite de argán proviene del árgano, un árbol que crece en las zonas desérticas del sur-oeste marroquí. El proceso de fabricación es minucioso: se rompe cuidadosamente la fruta o nuez para extraer los almendrones, que son tostados sin ser quemados, so pena de perder parte de sus ácidos grasos. Entonces se masa la pasta obtenida. Se necesitan al menos 8 horas para obtener 1 litro de este preciado aceite de color miel.

Las virtudes cosméticas del aceite de argán son las más conocidas. A menudo se ha atribuido la tez radiante de las bellas orientales a este bálsamo profundamente nutriente. Las mujeres bereberes lo utilizan como cosmético, aplicándolo sobre la cara con unos masajes ligeros, o de manera local en partes del cuerpo particularmente secas.

Rico en ácidos grasos esenciales omega 6 y en tocoferoles (vitamina E) antioxidantes, el argán permite luchar de manera natural y eficaz contra los signos del envejecimiento y la sequedad cutánea.

Constituye un extraordinario agente de cuidado para la salud anti-aging porque sus principios activos nutren y regeneran profundamente la dermis. Entonces, como por arte de magia, la piel recupera su elasticidad y su tono radiante.

A parte de la preciosa acción anti-arrugas, también se utiliza el aceite en medicina tradicional para tratar los problemas dermatológicos de la piel y del pelo. Gracias al fuerte poder regenerador de su vitamina E, permite tratar la pérdida del cabello. Es bien sabido además que los masajes con aceite de argán permiten reducir el acné, las grietas y las quemaduras, y prevenir la formación de estrías.

Los especialistas recomiendan el aceite de argán para aliviar los dolores del reumatismo, de la artrosis y de las articulaciones. Según la medicina tradicional bereber, el aceite de argán “calienta las articulaciones”.

El aceite de argán alimentario, más oscuro y con sabor a avellanas tostadas, presenta unas propiedades interesantes desde el punto de vista dietético y nutricional. Sólo debe consumirse fresco. Hoy en día se ha extendido más allá de las fronteras de la cocina tradicional marroquí.

Muchos especialistas en nutrición han enumerado sus beneficios sobre la hipercolesterolemia y el buen funcionamiento del hígado. Su contenido en ácidos grasos poliinsaturados, de tipo oleico-linoleico, le otorga una función importante en la regulación del colesterol. Dos cucharadas de aceite de argán al día durante un mes pueden reducir considerablemente los niveles de colesterol sanguíneo y la hipertensión.

Por último, unos estudios han demostrado que consumido por la mañana, posee un efecto anti-obesidad actuando como corta-hambre. Muchos restaurantes con varias estrellas han incorporado este aceite muy perfumado en su arte culinario.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.