Supera el estrés del invierno gracias a los Micronutrientes

Cuando al inicio del periodo invernal la naturaleza se transforma, también nuestro organismo tiene que soportar ciertos cambios tales como el acortamiento del periodo diurno, las agresiones víricas, la sequedad cutánea, la fatiga… Saber afrontar el invierno con tranquilidad y sin estrés sí que es posible gracias a los micronutrientes.

–  Preparar el cambio cronobiológico

  • Vamos perdiendo cada día unos minutos de luz. La noche y la oscuridad nos retrotraen a los miedos de la infancia… De forma inconsciente, la ausencia de luz nos genera estrés, agotamiento. Las funciones biológicas, intelectuales y físicas están ralentizadas y todo nos invita a replegarnos en nuestro interior.
  • Es entonces cuando en nuestras cocinas ciertos alimentos adquieren más protagonismo: la taza de chocolate caliente, los frutos secos tan ricos en magnesio (para el estrés) y en vitamina B (para la energía); preparamos para la cena sopas o purés con legumbres y féculas.
  • También se nos recomienda el consumo de alimentos ricos en aminoácidos (tirosina por la mañana para adquirir un dinamismo constante y triptófano al final de la tarde para regular las hormonas del sueño y del estrés).

– Reforzar el sistema inmunitario

  • El invierno acarrea toda una serie de afecciones víricas y microbianas; como nuestro sistema inmunitario debe estar en plena forma, conviene que favorezcamos la toma de probióticos con fines inmunitarios combinados con vitamina D (aceite de hígado de pescado). También la vitamina C de origen natural permite luchar contra la fatiga y protege al organismo en su lucha contra las afecciones respiratorias.

– Combatir la sequedad cutánea

La piel pierde su luminosidad y la agresión del frío se deja sentir: sequedad, palidez, cabello y uñas quebradizos; tenemos que pensar en consumir frutas y verduras ya que contienen antioxidantes y minerales que contribuyen en el equilibrio ácido-básico del organismo. Hay que favorecer el consumo de omega 3 pues contiene lo que constituye las estructuras de las membranas y, por consiguiente, de la película de la piel… el consumo de ciertos pescados (sardinas, caballa, anchoas, atún, salmón…) asociados con aceites ricos en omega 3 vegetales (colza, camelina, lino,…) resulta definitivo en la lucha contra los efectos del invierno.

Olvídate del estrés del invierno… Empieza desde ahora a tomar alimentos buenos y micronutrientes

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Comentarios

  1. Pingback: Vida sana | Osteopatía y bienestar

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.