Cuando al inicio del periodo invernal la naturaleza se transforma, también nuestro organismo tiene que soportar ciertos cambios tales como el acortamiento del periodo diurno, las agresiones víricas, la sequedad cutánea, la fatiga… Saber afrontar el invierno con tranquilidad y sin estrés sí que es posible gracias a los micronutrientes.

–  Preparar el cambio cronobiológico

  • Vamos perdiendo cada día unos minutos de luz. La noche y la oscuridad nos retrotraen a los miedos de la infancia… De forma inconsciente, la ausencia de luz nos genera estrés, agotamiento. Las funciones biológicas, intelectuales y físicas están ralentizadas y todo nos invita a replegarnos en nuestro interior.
  • Es entonces cuando en nuestras cocinas ciertos alimentos adquieren más protagonismo: la taza de chocolate caliente, los frutos secos tan ricos en magnesio (para el estrés) y en vitamina B (para la energía); preparamos para la cena sopas o purés con legumbres y féculas.
  • También se nos recomienda el consumo de alimentos ricos en aminoácidos (tirosina por la mañana para adquirir un dinamismo constante y triptófano al final de la tarde para regular las hormonas del sueño y del estrés).

– Reforzar el sistema inmunitario

  • El invierno acarrea toda una serie de afecciones víricas y microbianas; como nuestro sistema inmunitario debe estar en plena forma, conviene que favorezcamos la toma de probióticos con fines inmunitarios combinados con vitamina D (aceite de hígado de pescado). También la vitamina C de origen natural permite luchar contra la fatiga y protege al organismo en su lucha contra las afecciones respiratorias.

– Combatir la sequedad cutánea

La piel pierde su luminosidad y la agresión del frío se deja sentir: sequedad, palidez, cabello y uñas quebradizos; tenemos que pensar en consumir frutas y verduras ya que contienen antioxidantes y minerales que contribuyen en el equilibrio ácido-básico del organismo. Hay que favorecer el consumo de omega 3 pues contiene lo que constituye las estructuras de las membranas y, por consiguiente, de la película de la piel… el consumo de ciertos pescados (sardinas, caballa, anchoas, atún, salmón…) asociados con aceites ricos en omega 3 vegetales (colza, camelina, lino,…) resulta definitivo en la lucha contra los efectos del invierno.

Olvídate del estrés del invierno… Empieza desde ahora a tomar alimentos buenos y micronutrientes

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar