Ciclos femeninos y Micronutrición

En la vida de cada mujer se van sucediendo distintas etapas hormonales: pubertad, embarazo, pre-menopausia y menopausia. Para evitar los posibles dolores y molestias asociados a cada una de estas etapas, es necesario garantizar unos aportes específicos de macro y micronutrientes.

Los signos de malestar relacionados con las hormonas empiezan a manifestarse desde el inicio de las primeras reglas, y pueden seguir dándose hasta la menopausia: dolores abdominales y mamarios, fatiga, problemas de circulación, retención de líquidos, migrañas, irritabilidad, etc.

Cada mujer vive estos problemas de manera personal y, al cabo de los años, acaba por considerarlos como algo normal. Sin embargo, existen soluciones para responder a estas molestias y obtener así una mejor calidad de vida.

Para empezar, las carencias en ácidos grasos omega 3 producen ciertos desórdenes que puedan generar un proceso inflamatorio en que se verán implicadas las prostaglandinas. Los micronutrientes como el magnesio y ciertos aminoácidos regulan el bienestar nervioso.

Con  la disminución de las hormonas sexuales (estrógenos), aparecen nuevos signos de malestar: sequedad vaginal, sofocos, aumento de peso, trastornos del sueño, cambios de humor, desmineralización de los huesos, etc.

Más allá de las manifestaciones estéticas y su impacto psicológico, aparecen verdaderos problemas de salud. Ante esta situación, la micronutrición aporta respuestas eficaces para todas las mujeres que quieren vivir con armonía este período de transición de los ciclos: calcio, vitaminas C y E, ingredientes botánicos, etc.

En cuanto al embarazo, las necesidades fisiológicas en macronutrientes y micronutrientes dependen del desarrollo embrionario, del estado neurológico e inmunitario, de la maturación del conjunto de las células del organismo, etc.

Para que el embarazo sea un éxito, se aconseja seguir unas pautas de suplementación micronutricional y continuar con dicha suplementación incluso después del parto, hasta los primeros meses de vida del bebé.

La suplementación con ácido fólico, DHA, iodo, hierro, calcio y vitamina D respeta las CDR (Cantidades Diarias Recomendadas) establecidas por las entidades científicas internacionales.

Con los complementos de la gama INOVANCE, ¡cada mujer puede reconciliarse con sus ciclos femeninos!

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.