Descubre la conexión entre tus emociones y tu flora intestinal

¿Sabías que el 90% de la serotonina se produce en el intestino? ¿Y que éste contiene más de 100 millones de neuronas, por lo que se puede considerar que es un “segundo cerebro”? Aunque pensemos que tienen causas puramente psicológicas, el estrés o la depresión pueden estar influidas por la flora intestinal. Te contamos por qué.

Una influencia mutua

En primer lugar, deberíamos dejar atrás ciertos enfoques que analizan causas y consecuencias a través una oposición: psicológicas o físicas, mente o cuerpo. Como ha señalado Antonio Damasio no existe tal oposición. Una y otro se influyen mutuamente.

Es algo que sabemos intuitivamente. De la misma forma que cuando estamos “nerviosos” (ante un examen,  una entrevista de trabajo, etc.) experimentamos sensaciones físicas concretas (sequedad de boca, sudoración, incluso molestias gastrointestinales), procesos concretos (como un desequilibrio de nuestra flora intestinal) pueden influir en nuestras emociones.

Estamos hablando de un sistema, así que puede haber efectos “de ida y vuelta”. Por ejemplo, se sabe que el estrés puede cambiar el equilibrio de la flora intestinal. Un estudio publicado en Brain, Behavior and inmunity  refleja esa interacción dinámica entre varios sistemas fisiológicos, incluyendo la microbiota intestinal y el sistema inmune.

¿Por qué?

Hay una comunicación bidireccional que conecta el sistema nervioso central con el sistema entérico, que controla el aparato digestivo. Ahora se investiga la participación de un tercer elemento en ese eje: la flora. Por ejemplo, las bacterias tipo lactobacillus y bifidobacterium pueden producir ácido gamma-aminobutírico, neurotransmisor relacionado con ansiedad y la depresión.

¿Qué puedes hacer frente al estrés?

Dejémoslo claro desde el principio: no existen remedios milagrosos. Lo que la investigación aporta es entendimiento sobre el funcionamiento de esos sistemas, así como “caminos” para reducir ciertas  consecuencias no deseadas del mismo.

De hecho, lo que comúnmente llamamos estrés es un proceso complejo (no es exactamente lo mismo estrés que las emociones concretas que lo acompañan). Es un fenómeno multivariable y diferente para cada individuo.

En cualquier caso, una flora equilibrada puede tener una influencia positiva en nuestra conducta. Y para mantener una flora equilibrada, es recomendable una alimentación que incluya yogures y leches fermentadas, así como fibra. También es necesario evitar el abuso de antibióticos y malos hábitos (tabaco, vida sedentaria).

PROBIOVANCE® S3 ayude a combatir el estrés

La composición de PROBIOVANCE® S3 combina tres mil millones de cepas microbióticas con extracto de azafrán, magnesio y vitamina B6, que contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso.

Para saber más sobre toda la gama PROBIOVANCE®, entra en www.probiovance.es o llámanos al 900 100 200

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar