¿Cómo tener una piel bonita, radiante y perfecta?

Nuestra piel es el espejo de nuestra salud. Debemos cuidarla porque está expuesta a múltiples agentes ambientales como contaminantes atmosféricos, rayos UV, sustancias químicas pro-oxidantes de ciertos microorganismos, humo del tabaco, ozono… El estrés oxidativo es permanente. Y cuando no es tratado adecuadamente, conduce al envejecimiento prematuro de la piel, y en el peor de los casos, al cáncer de piel.

 

En estas fechas es necesario, más que nunca, establecer unas estrategias para aumentar la protección de la piel contra los rayos UV; y esto desde los primeros días de radiación solar intensa.

Normalmente, se aconseja disminuir la exposición al sol y utilizar cremas solares y prendas de ropa que cubran el cuerpo. Existe otro tipo de protección, menos conocido, pero cuyos resultados ya han sido demostrados. Se trata de una nutrición que aporta unos micronutrientes específicos para la protección cutánea.

La suplementación con caroteno es eficaz para luchar contra la aparición de quemaduras. Su efecto benéfico se ha observado con un consumo cotidiano de caroteno de 20 mg/día durante al menos 10 semanas. Del mismo modo, el consumo de licopeno y zeaxantina induce un efecto protector contra los rayos UV.

Los carotenoides contenidos en la fruta, la verdura, el té y ciertas plantas son unos antioxidantes naturales que se distribuyen por toda la superficie cutánea y en todas las capas cutáneas: la grasa subcutánea, la dermis, la epidermis y las glándulas sebáceas. El efecto protector se mantiene con un consumo regular durante todo el período estival, y esto desde la más tierna infancia.

Hay que variar los menús, privilegiando la verdura y la fruta fresca de color amarillo, naranja y roja (preferentemente BIO). Un color vivo indica la presencia natural de carotenoides.

Del mes de mayo al mes de agosto, se aconseja seguir una suplementación con antioxidantes cutáneos. Para luchar contra la pérdida de elasticidad y la sequedad cutánea relacionada con la deshidratación estival, se deben consumir ácidos grasos esenciales (GLA, LA y ALA). Y para garantizar la biodisponibilidad de los micronutrientes, se recomienda el aporte añadido de un simbiótico (probióticos + prebióticos).

Los productos Inovance Probiovance D5Inovance Dermovance y Inovance Bourrache Cassis permiten establecer una estrategia completa y eficaz para obtener una piel radiante y protegida durante todo el verano.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.