El sistema inmunitario y los probióticos | Complementos Alimenticios

 

El sistema inmunitario es muy complejo: en nuestro intestino reside una flora muy activa, llamada “microbiota”, que participa activamente en la defensa inmunitaria.

Cada persona posee la facultad de multiplicar su flora intestinal, aunque las especies sean comunes. Entres éstas, encontramos los bífidos, los lactobacilos, los estreptococos, los colibacilos, las enterobacterias, etc. Su número y su actividad evolucionan a través de las distintas edades, permitiendo así crear un equilibrio en la mayoría de nuestras defensas inmunitarias.

Si la flora intestinal está desequilibrada, nuestro organismo es más vulnerable frente a las invasiones microbianas patógenos. Éste es el punto de arraigo de las enfermedades infecciosas como los resfriados, las cistitis, las inflamaciones musculares, articulares o nerviosas, etc.

Cuando la flora está desequilibrada, las células de la pared intestinal se vuelven “porosas”, lo que aumenta las intolerancias alimentarias acompañadas por signos clínicos visibles, como: diarreas, vómitos, migrañas, alergias generales de tipo cutáneo, etc. Entonces, el organismo asimila mal los alimentos que mantienen la vitalidad y que son fuente de vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales y aminoácidos.

Así pues, es primordial equilibrar la flora intestinal por medio de los microorganismos o los probióticos “vivos” que, administrados en cantidades adecuadas, son benéficos para la salud del huésped, según la definición de la FAO-2001.

Para una eficacia garantizada, hay que tomar de manera regular (durante un período de 1 a 3 meses), una mezcla de cepas activas para el sistema inmunitario. La eficacia de las cepas sobre el sistema inmunitario debe haber sido probada por medio de unos estudios clínicos catalogado. Se privilegiarán las cepas llamadas “Bifidobacterium bifidum”, “Lactobacillus rhamnosus” y “Lactobacillus aciophilus”. Además, conviene protegerlas contra la acidez gástrica. De ahí el interés de estar microencapsuladas.

¿Cómo escoger los complementos “probióticos inmunidad” adecuados? En primer lugar, el complemento debe aportar al menos 5 mil millones de gérmenes al día para un adulto. En segundo lugar, de preferencia, las cepas deben estar microencapsuladas, siendo su número 2 o 3.

En tercer lugar, para una mejor conservación, hay que evitar los choques térmicos repetidos. No es necesario mantenerlos en el frigorífico, pero idealmente, habría que mantenerlos a una temperatura constante, que no debe ser superior a 20º C.

Las cepas probióticas asociadas con lactoferrina mejoran la supervivencia de bifidobacterias en el intestino en particular y de manera general, la inmunomodulación*.

Podreis encontrar esta asociación original de probióticos con función inmunitaria y de lactoferrina en el complemento alimentario Inovance Immunovance.

*Estudio INRA-AGROPARISTECH PARIS – Pr. A-M Davila – Septiembre 2009 hasta Febrero 2010

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Comentarios

  1. Pingback: Supera el estrés del invierno gracias a los Micronutrientes

  2. Pingback: Micronutrición | Sistema inmunitario y agresiones invernales

  3. Pingback: Los productos de la colmena | Jalea Real

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.