El equilibrio biológico y el rejuvenecimiento cutáneo

Envejecer es un proceso natural e inevitable. Pero eso no quiere decir que no se pueda hacer nada al respecto; podemos influir en el ritmo del proceso y en sus efectos sobre, por ejemplo, nuestra piel. No disponemos de una “máquina del tiempo” que nos haga parecer, automáticamente, más jóvenes, pero sí contamos con estrategias para combatir los efectos del paso del tiempo. Hoy vamos a hablarte de una de ellas, fruto de la investigación y de la colaboración con médicos especialistas en nutrición: el Protocolo Micronutricional de Equilibrio Biológico Cutáneo. Pero antes, vamos a aprender un poco más sobre cómo envejecemos.

 ¿Por qué envejece nuestra piel?

 Aunque sea un proceso natural, el envejecimiento cutáneo viene determinado tanto por factores internos (nuestro “reloj” biológico y genético) como externos o medioambientales: el estrés, la exposición a los rayos solares, la ingesta de tabaco o alcohol y, por supuesto, nuestra alimentación.

 De la misma forma, también existen “aceleradores” del envejecimiento cutáneo:

  •   Un exceso de radicales libres. En cantidades adecuadas, aportan múltiples beneficios a nuestro organismo, pero en exceso afectan a la nutrición de la piel y dañan las células de colágeno y elasticina. Los antioxidantes pueden combatir estos efectos.
  •  La peroxidación de las membranas celulares. La calidad de una membrana celular se establece en función de su permeabilidad, que posibilita unos correctos intercambios a través de ella. Para esa permeabilidad, son claves los Ácidos Grasos Poliinsaturados (AGPI) y, por tanto, debe evitarse su peroxidación o degradación.
  • Desequilibrio ácido – base. En esencia, es un valor inadecuado del pH del organismo. El cartílago, junto con otras zonas, como la piel, sufre mucho las variaciones de pH.

 ¿Qué podemos hacer al respecto?

 Lo primero es, por supuesto, cuidar nuestra dieta: controlando las calorías (reduciendo la glucosa y los alimentos de alto índice glicémico), evitando el exceso de proteínas glicadas alimentarias,reduciendo la glucosa y proporcionando antioxidantes, como los carotenoides (los responsables de los colores que encontramos en la mayoría de vegetales), los tocoferoles (la llamada “vitamina de la juventud”), las vitaminas E, C y B-carotenos, los minerales y los polifenoles. También es importante, por supuesto, la suplementación nutricional.

 ¿Qué más puede hacer Ysonut para rejuvenecer tu piel?

 Lo más importante, diseñar un plan y una dieta personalizada con el control y seguimiento de tu médico especialista en nutrición. Pero además, potenciando esa dieta con el Protocolo Micronutricional de Equilibrio Biológico Cutáneo, con 5 objetivos:

 1. Protección de la elasticidad cutánea y su equilibrio biológico, gracias a Inovance BOURRACHE CASSIS, que nutre los tejidos con ácidos grasos esenciales (ácido gama-linolénico, Omega 6, Omega 3, etc.).

2. Promoción de la actividad radicalar antioxidante, gracias a Inovance DERMOVANCE que aporta Vitaminas B2, B3, B6, C, E, betacaroteno, licopeno, zinc, selenio y L-Tirosona, entre otros nutrientes, reduciendo el exceso de radicales libres.

3. Alcalinizacón de la piel, con Inovance IONIVANCE, que aporta potasio, extractos vegetales y magnesio, restableciendo el equilibrio iónico de la piel.

4. Contribución a la formación del colágeno con Inovance VITA C Masticable

5. Optimización del equilibrio enterohepático, con Inovance HEPACTIV, que contiene micronutrientes específicos para la eliminación de toxinas.

 Como ves, no tenemos por qué quedarnos con los brazos cruzados ante los efectos del tiempo en nuestra piel. Actívate: pide más información a tu médico Nutrición-Salud.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.