El envejecimiento acelerado de nuestras células acarrea unos fenómenos de cansancio crónico.

Los radicales libres en exceso están relacionados con un entorno contaminado, una alimentación cargada de toxinas, el surmenage, las enfermedades, etc. Los antioxidantes están reconocidos por su eficacia como cazadores de radicales libres.

  • Las vitaminas y los minerales antioxidantes

Los precursores de la vitamina A son la provitamina A o pigmentos vitamínicos (luteína, zeaxantina, licopeno, caroteno) y el retinol (forma libre). Éstos son de origen vegetal, con excepción de la mantequilla y los huevos.

Su propiedad “antioxidante” es benéfica para ciertos órganos como las vías respiratorias, las vías digestivas, así como para el sistema inmunitario y las células cerebrales.

Las vitaminas C y E también están implicadas en la neutralización de los radicales libres, sobre todo de aquellos que resultan de las agresiones exteriores (polución, tabaquismo, rayos del sol).

Las vitaminas A-C-E, preferentemente de origen natural y en forma de fruta, verdura o complementos alimentarios a base de extractos vegetales (arándano, acerola, uva, romero, té), son algunas de las armas de defensa del organismo para la lucha contra la fatiga crónica.

En el centro de los sistemas enzimáticos anti-radicales, encontramos el selenio, el zinc, el manganeso y el magnesio. Éstos protegen, cada uno a su manera, nuestras células para que pueda establecerse una buena respiración celular, una rápida conexión neuronal y un dinamismo muscular adecuado.

La sensación de cansancio desaparece pues con el aporte de antioxidantes.

  • Unos cuantos vegetales para cubrir las necesidades diaria:

El aporte en dosis fisiológica o adecuada significa que con unos aportes cotidianos de verduras, preferentemente BIO, consumidas frescos, cubrimos nuestras necesidades de antioxidantes.

El color de las verduras nos indica el tipo de presencia vitamínica: el anaranjado señala la presencia de provitamina A, el violeta la de luteína, el rojo la de licopeno…

Sin embargo, nuestra alimentación ya no garantiza un consumo de antioxidantes adecuado, por culpa de la industrialización, de ciertos métodos de conservación o de cocción, y de los numerosos desequilibrios alimentarios.

Resulta también interesante luchar contra los fenómenos de oxidación implicados en la fatiga crónica, recurriendo a un buen complemento alimentario con una dosis adecuada de vitamina A-E y selenio. Este complemento alimentario debe contener unos extractos vegetales con unos concentrados activos (extracto seco) y una mezcla de elementos minerales que se introducen en el sistema enzimático radicalar.

Se recomienda una cura de 1 a 3 meses al menos dos veces al año (primavera y otoño) para garantizar energía y dinamismo.

Inovance ANTIOXYDANTS contiene las dosis fisiológicas de vitaminas y minerales anti-radicalarios concentrados en unos extractos vegetales. La disponibilidad de los micronutrientes es reforzada por un hidrolizado de proteínas (aminocomplejo), a la par que se respetan las dosis cotidianas máximas para garantizar la seguridad de utilización.

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar