Hamamelis, Propiedades | Alimentos y Salud

El Hamamelis, también llamado avellano de bruja, debido a que su fruto es muy similar a una avellana, es un género de cuatro especies de plantas con flores de la familia Hamamelidaceae, con dos especies en Norteamérica, una en Japón y otra en China. Es un arbusto de hoja caduca que puede llegar a medir 7 metros de altura.

Las hojas son alternas y ovaladas, con márgenes ondulados o lisos, que pueden medir hasta 8 cm. Las flores se producen en los tallos deshojados en invierno, cada una tiene cuatro pétalos delgados de color amarillo pálido, anaranjado oscuro o rojo. La fruta es una cápsula dividida que contiene una semilla negra. Tienen su floración entre principios de otoño y mediados de invierno.

Propiedades delHamamelis: contiene taninos y flavonoides como la quercitina y saponinas, entre otros compuestos, los cuales le proporcionan propiedades antisépticas, antiinflamatorias, astringentes y hemostáticas.

– Interesante: Las hojas del hamamelis se utilizan en el tratamiento de todo tipo de trastornos de la circulación o de las venas, como las varices, la flebitis o las hemorroides.

Son las propiedades astringentes de esta planta las que actúan sobre el sistema circulatorio, provocando constricción de los vasos sanguíneos, desinflamando y aliviando la pesadez y el dolor que producen las venas inflamadas.

El uso externo del hamamelis también ayuda a la cicatrización de las heridas y a combatir ciertas dermatitis. El agua de hamamelis se puede aplicar sobre los moratones, ya que ayuda a disminuir la hinchazón, disminuye el dolor y contribuye a disminuir el color azulado.

También se puede aplicar encima de las quemaduras o de las quemaduras solares, hemorragias, hemorragias nasales, cortes y dismenorreas. El uso interno de esta planta ayuda a disminuir los sofocos producidos por la menopausia.

 

Receta con Hamamelis: ¿Cómo elaborar nuestro agua de Hamamelis?

  1. Debemos utilizar agua mineral y hoja seca de Hamamelis: 10 gramos de hoja seca por cada 250 mililitros de agua (un vaso y medio).
  2. Hervimos el agua y luego añadimos la planta, dejándola hervir durante 10 minutos.
  3. Posteriormente, la dejaremos enfriar, y la colaremos para eliminar cualquier resto de planta.
  4. Podemos guardar el líquido resultante en un frasco de vidrio resguardado de la luz y el calor.

 

Además de todas las propiedades que hemos comentado anteriormente, también es un estupendo tónico facial.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.