La diarrea del viajero: ¡Qué no arruine tu viaje!

La diarrea del viajero o también conocida como la “Diarrea del turista” es uno de los problemas más frecuentes cuando nos vamos de viaje, empieza por un simple retortijón, seguido de dolor o hinchazón abdominal, náuseas, vómitos,… y puede convertirse en un verdadero infierno.

Breve recordatorio sobre la diarrea del viajero

Esta infección es causada por bacterias, virus y parásitos, y se transmite…

Esta se transmite por el contacto con otros enfermos o el consumo de alimentos o agua contaminados (sobre todo en lugares donde las condiciones de salubridad e higiene son deficientes y donde las prácticas de manipulación de alimentos son inadecuadas).

La diarrea del turista está principalmente causada por bacterias como E. coli, SalmonellaShigella, Campylobacter, incluso por parásitos  del tipo GiardiaCryptosporidium, Cyclospora, etc., así como por virus tales como el rotavirus.

La diarrea es el síntoma más frecuente, aunque también puede manifestarse otros como fiebre, náuseas, vómitos, hinchazón y calambres abdominales, además de un fuerte riesgo de deshidratación.

Precauciones

Para evitar al máximo el riesgo de sufrir la “diarrea del turista”, es indispensable tomar ciertas precauciones, por ejemplo:

  • Lavarse las manos antes de las comidas.
  • ¡Nunca beber agua sin embotellar o sin hervir y/o de una botella abierta!
  • ¡Comer la carne muy cocinada!
  • ¡Rechazar la fruta pelada que no se haya pelado delante de ti!
  • ¡No dejarse tentar por los cubitos de hielo (aunque pueda ser masoquista cuando hace 40 grados a la sombra)!

Otra ventaja de peso

Además de las precauciones básicas, que evidentemente no son efectivas al 100 %, actualmente hay una variedad de aliados para ayudarte a evitar que pases la mitad de tus vacaciones en el baño. Se trata de los probióticos: bacterias amigas que ayudan a mantener una flora intestinal digestiva adecuada, apoyan al sistema inmunitario y limitan los riesgos de proliferación de las bacterias patógenas.

Para que sea efectivo en la prevención de la diarrea del viajero, el probiótico tiene que proporcionar al menos 20 mil millones de bacterias y contener diferentes cepas (al menos 3). También tiene que estar envasado en blíster para protegerlo del aire y la humedad.

Vacaciones perfectas

Toma probióticos, especialmente diseñados para el viajero, unos días antes de salir (de 3 a 5 días) y hasta 7 días después de llegar a tu destino. Así aumentarás al máximo las posibilidades de disfrutar de tus vacaciones ¡como las habías soñado!

Descubre la solución Ysonut : Probiovance VOYAGE

 

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.