Como al principio de cada año, hacemos la lista de nuestros buenos propósitos. En el plano de la salud, lo primero es dejar de fumar, luego hacer deporte, y por último vienen las resoluciones relacionadas con la alimentación: comer menos grasa, escoger mejor los alimentos, favorecer la toma de micronutrientes en fase con nuestro reloj biológico, etc., ¡todo ello con la intención de mantener el capital salud a lo largo del nuevo año!

El tabaco, la grasa, el sobrepeso, la hipertensión y la falta de actividad física están en el centro de la problemática de las enfermedades cardiovasculares, que constituyen la causa más frecuente de mortalidad en los países desarrollados.

Diversos estudios centrados en las enfermedades cardiovasculares han puesto la alimentación en el punto de mira. El aumento del colesterol aterógeno (LDL), asociado con la hipertensión, favorece las enfermedades coronarias y exige un tratamiento médico.

Si los medicamentos permiten reducir el riesgo cardiovascular, no dejan de tener a veces efectos secundarios* a largo plazo, muchas veces subestimados, así como costes cada vez más elevados para la salud pública que sin embargo quiere reducir su deuda.

¡Protegerse contra los factores que provocan enfermedades cardiovasculares es una buena resolución para nuestra salud en el año 2012!

En primer lugar, hay que aportar unos buenos lípidos para mejorar la relación entre ácidos grasos omega 6 y omega 3 (ir hacia 4/1 y no 10/1 o incluso 30/1), aproximándose así a los criterios del régimen cretense. Los omega 3, entre los cuales se encuentra el ácido alfa-linoleico (ALA), provienen del medio marino y vegetal.

Las necesidades fijadas por la OMS son de 1.1 g a 1.6 g al día. Se pueden cubrir estas necesidades con una cucharadita de aceite de camelina por ejemplo. En segundo lugar, conviene consumir vegetales ricos en fitoesteroles, unos lípidos contenidos en ciertos cereales (sobre todo integrales), en los aceites vegetales no refinados y en ciertas frutas y verduras como los crucíferos (coliflor, brócoli,…).

Los fitoesteroles favorecen la fluidez y la permeabilidad de las membranas celulares.

Por último, se aconseja tomar unos complementos alimentarios que permitan cumplir con la resolución salud en el plano cardiovascular, como por ejemplo cápsulas de levadura de arroz rojo, que contienen monacolina K, químicamente idéntica a la lovastatina, un medicamento sintético clásico prescrito en caso de hipercolesterolemia.

O también, otro ejemplo: el Q10, una sustancia antioxidante naturalmente fabricada por el organismo que disminuye con la edad y con el consumo prolongado de medicamentos que luchan contra la hipercolesterolemia. También tiene un efecto benéfico.

Con los micronutrientes Inovance®, los buenos propósitos para el año 2012 estarán bajo el signo de la salud

 

* en agosto de 2001 los Laboratorios Bayer han retirado la cerivastatina

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar