Cuando en la mujer la producción de hormonas disminuye, aparecen varios síntomas: trastornos del sueño, sofocos, cambios de humor, aumento de peso, etc. Encontrar una solución natural y segura se está convirtiendo en un verdadero reto para las mujeres que llegan a los 48-50 años y no quieren recurrir a una terapia hormonal sustitutiva.

 

La pre-menopausia debe ser considerada como un período aparte y distinto de la menopausia, porque en la pre-menopausia todavía existen secreciones hormonales, aunque de manera desequilibrada: vemos muchos estrógenos y poca progesterona. Durante este período específico, se recomienda tomar ácidos grasos esenciales como omega 6-GLA (ácido gamma-linolénico) contenidos por ejemplo en el aceite de onagra, que se puede asociar con aceite de pepitas de cassis, que a su vez contiene omega 3 vegatales-ALA (ácido alfa-linolénico). Los omega 3-ALA favorecen el equilibrio de las prostaglandinas implicadas de manera general en los trastornos menstruales, desde la adolescencia hasta el período pre-menopáusico.

Cuando se establece el silencio hormonal, las flavonas copian de manera natural las propiedades fisiológicas de los estrógenos. Son de la familia de los fito-estrógenos, y se encuentran en plantas como la soja, el lino, el trébol rojo, el lúpulo o el kudzu. Estas plantas han sido reconocidas por las autoridades sanitarias como benéficas según un informe realizado para la AFSSAPS en marzo de 2005.

Cabe señalar que si la soja es interesante, hay que utilizarla adecuadamente y eliminarla después de un cáncer de mama. Existen precauciones y el consejo de su médico es fundamental para elegir correctamente una complementación fitoterapéutica adecuada.

También se utiliza el ñame por su contenido en diosgeninas que pueden paliar la ausencia de progesterona. Los activos de estas plantas se fijan encima de los receptores membranales sensibles a las hormonas femeninas, contribuyendo así a la reducción de los sudores nocturnos, a la disminución de la sensación de fatiga y a cierto equilibrio del humor. La utilización de magnesio también permite modular el estrés engendrado por los cambios fisiológicos de la menopausia.

En cuanto al aumento de peso y a las sensaciones de hinchazón, se recomienda seguir una dieta adaptada y personalizada para cada caso particular, realizar una actividad física para mantener cierto tono muscular y tomar drenajes a base de activos de plantas reconocidos por su efecto adelgazante (eliminación de agua). La utilización de un drenaje mejora además la imagen del cuerpo en este período en que una tiende a cuestionarse a sí misma.

Inovance Onagre Cassis e Inovance Ysoflavance son complementos alimenticios que facilitan el paso de la pre-menopausia a la menopausia. La mujer adulta puede utilizar Inovance Drenovance a cualquier edad, y más aún como acompañamiento de un programa nutricional de control de peso.

 

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar