La inmunidad comprende una serie de mecanismos que, desde el nacimiento, permiten a nuestro organismo defenderse contra los elementos extraños, como los agentes infecciosos (bacterias, virus o parásitos).

Desgraciadamente, los mecanismo inmunitarios pueden sufrir diferentes disfuncionamientos por razones que a menudo están relacionadas con nuestro modo de vida: alimentación, polución, estrés, enfermedades, envejecimiento, etc.

El intestino es un órgano muy implicado en el sistema de defensa inmunitario, porque contiene miles de millones de bacterias que nos ayudan a protegernos contra los agentes patógenos.

Para una buena inmunidad, conviene equilibrar la flora intestinal llamada microbiota:

  • Adoptando una conducta alimentaria no tóxica, que elimine todos los alimentos que contienen pesticidas y metales pesados;
  • Eliminando los alimentos que provocan una intolerancia digestiva acompañada por manifestaciones cutáneas y/o digestivas – lo que puede deberse a una intolerancia al gluten, a la lactosa, al cacahuete, a los frutos de cáscara dura, etc.;
  • Aportando probióticos, prebióticos y diversos micronutrientes como la glutamina o la vitamina D, que constituyen la “comida” de las células inmunitarias del intestino, etc.;

La preservación del sistema inmunitario pasa igualmente por un buen equilibrio de nuestros sistemas anti-radicalares, es decir de todos los sistemas de lucha contra el envejecimiento acelerado de nuestras células.

Las sustancias anti-radicalares conocidas con las vitaminas A-C-E, así como el selenio, el zinc, ciertas enzimas como la SOD o la coenzima Q10. Encontramos estos micronutrientes en la fruta y las legumbres, que preferentemente deben escogerse con la etiqueta “agricultura BIO”.

El estrés provoca una sobreproducción de radicales libres perjudiciales para el sistema inmunitario. Para ayudar a luchar contra el estrés, existen varias soluciones, que pueden asociarse, como por ejemplo: los métodos de relajación, la luminoterapia, la práctica deportiva, la toma de micronutrientes a base de magnesio o de aminoácidos específicos para la producción de serotonina (triptófano).

El disfuncionamiento del sistema inmunitario provoca diversas reacciones en cascada – e incluso reacciones autoinmunes – que afectan sobre todo los aparatos respiratorios y digestivos. Las alergias son cada vez más frecuentes (en el 4º rango de las enfermedades según la OMS) y se manifiestan cada vez más pronto. ¡Así pues, urge mostrar interés por el sistema inmunitario!

¡Nada más natural que querer protegerse! Con Inovance, descubrid los complementos “Activo  Inmunidad”.

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar