Nutricosmética para una piel joven y fuerte

Hoy en día, todo el mundo quiere broncearse, pero hay que saber hacerlo de forma saludable. En estos últimos tres años, la nutricosmética ha sabido adaptarse a las necesidades de la población para ofrecer un bronceado sin envejecimiento prematuro y con mejor tolerancia al sol. En verano, con los primeros rayos del sol, la temperatura aumenta, tenemos sed y nuestra piel también.

Conviene entonces hidratarla en profundidad. Las células de nuestra dermis mantienen su flexibilidad y su elasticidad gracias a una capa hidrolipídica protectora. Para reforzarla, hay que aportar ácidos grasos, como los contenidos en el aceite de borraja, es decir los omega 6 de tipo GLA.

Además, deberemos enriquecer nuestra alimentación con ácidos grasos esenciales, aportados de forma natural por los aceites vegetales de mesa (10-15 ml al día), por ejemplo como aliño de la verdura y las féculas (es muy importante no freír el aceite, hay que tomarlo crudo).

Podremos utilizar, por ejemplo, aceite de oliva, aceite de colza o aceite de camelina, muy concentrado en omega 3 vegetal de tipo ALA. Para conseguir un bonito bronceado, obtenido mediante la actividad de los queratinocitos, que liberan melanina, es necesaria la intervención de los carotenoides: betacaroteno y licopeno. Éste último es un pigmento colorante que posee una acción antirradicalar. Se encuentra en los extractos de tomate.

Por último, para evitar el envejecimiento prematuro de la dermis, hay que recurrir a un cóctel de antioxidantes: vitaminas C y E, selenio y zinc, así como activadores del sistema enzimático antirradicalar tales como la SOD (superoxyde dismutase).

Ciertos estudios en bioagronomía han mostrado que un extracto de melón (EXTRAMEL®) específico de origen francés presenta una mejor resistencia a la oxidación y al “envejecimiento” después de ser recolectado, gracias a su contenido en SOD natural. Este extracto ofrece una protección reforzada contra la oxidación causada por los rayos solares y el envejecimiento.

Otros vegetales, como los restos de uva y la granada, contienen altas concentraciones de polifenoles, que reactivan la microcirculación, estabilizan el colágeno y contribuyen al mantenimiento de la elastina, para conseguir una dermis luminosa y mejor protegida frente a los procesos de destrucción engendrados por los rayos UV.

Inovance Bourrache Cassis y Dermovance contienen todos los micronutrientes necesarios para garantizar una buena acción nutricosmética. Serán unos aliados imprescindibles para nuestra piel este verano. ¡Atrévete a usarlos de junio a septiembre!

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.