Obesidad infantil sobrepeso y su desarrollo precoz en la infancia

Obesidad infantil sobrepeso y su desarrollo precoz en la infancia

En Europa, las encuestas epidemiológicas muestran un fuerte aumento de la obesidad infantil: en cuarenta y cinco años (1955-2000), el porcentaje de obesidad infantil ha pasado del 3 al 16%. Hoy en día, el 15% de los niños tiene sobrepeso desde el parvulario. Resulta pues extremadamente urgente saber más sobre esta pandemia…

Los adipocitos son las células que constituyen el tejido adiposo. Se diferencian de manera precoz en el transcurso del período fetal, es decir a partir de la 19ª semana de gestación. Luego, hacia la 30ª semana de vida intrauterina, empiezan a aumentar y esta progresión continúa hasta el primer año de vida.

Con un mes de vida, se evalúa su número a 5-6 mil millones. Entre 1 y 6 años, su número se estabiliza en torno a los 10 mil millones. Después de 7 años, aparece un rebote de adiposidad, que progresa hasta llegar a 30-40 mil millones a los 16 años. Los gráficos de peso en función de la altura han sido establecidos por el “National Center for Health Statistic” en 1986. Estos gráficos son una primera herramienta para detectar la obesidad infantil.

  • ¿Qué se observa en ellos?

En niños obesos, se produce una hiperplasia y una hipertrofia del tejido adiposo. Sin embargo, la adquisición de nuevos adipocitos es un proceso irreversible. Se dan tres períodos cruciales: (a) los primeros meses de vida, (b) entre 3/5 y 7 años y (c) la adolescencia.

La edad en que el niño experimenta el rebote de adiposidad condiciona la adiposidad del adulto:

  • cuanto más precoz es la edad del rebote (muy precoz antes de 3 años y relativamente precoz antes de 6 años), más fuerte es el riesgo de obesidad infantil.
  • Y del mismo modo: cuanto más precoz es el rebote de adiposidad, más avanzada es la edad ósea (en cuanto a grado de madurez).
  • ¿Cuáles son las posibles explicaciones? Diversos estudios han permitido avanzar un cierto número de hipótesis:
    • un bajo peso al nacer, que provoca que el niño, para “recuperar” su infra-alimentación durante el embarazo, “reclame más” de lo que realmente necesita;
    • una madres diabética en el momento de su embarazo;
    • un peso elevado, lo que predispone también a la insulinoresistencia;
    • las creencias o actitudes de la madre, que influencian el tipo de alimentación;
    • destete precoz (antes de 4 meses), etc.

También conviene mencionar los comportamientos de riesgo, sobre todo en corta edad (2-3 años): consumo abusivo de bebidas azucaradas, excesos en las porciones de comida, falta de consumo de fruta y verdura, aumento del tiempo pasado delante de la televisión, falta de realización de actividades físicas, etc.

Aunque la intervención, en estos últimos años, de las autoridades de sanidad pública debería obtener resultados satisfactorios, es necesario, en vista de la pandemia actual, conviene actuar más rápido estudiando también los mecanismos de regulación hormonal y de regulación nerviosa.

El interés por encontrar respuestas eficaces debe aumentar para conseguir frenar las cifras de obesidad infantil, so pena de que la obesidad adulta esté en constante progresión en el próximo decenio.

 

Fuente:

–          UNITE INSERM 780 –FACULTE DE MEDECINE/UNIVERSITE PARIS SUD LE KREMLIN –Bicêtre -2008. Jérémie Botton, barbare Heude, Jean Maccario, Pierre Ducimetière, Marie Aline Charles & the FLVS Study group.

–           AMERICAN JOURNAL OF CLINICAL NUTRITION – JUIN 2008 87/1760-1768

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar