Los Omega 3 y la salud cardiovascular

 

Un reciente estudio vuelve a reflejar la probable eficacia de los omega 3 para prevenir la enfermedad cardiovascular. Hoy vamos a hablarte de él. Pero antes, repasaremos algunos conceptos básicos sobre estos ácidos grasos.

¿Qué son exactamente los omega 3?

Son unos ácidos grasos esenciales; es decir, la única manera de incorporarlos a nuestro organismo es a través de la dieta, como las vitaminas. Podemos encontrarlos en todas las células del cuerpo, ya que (ahora vamos a ponernos un poco técnicos) a partir de esos ácidos grasos esenciales se sintetiza un determinado tipo de hormonas autocrinas (hormonas que influyen en la misma célula que las secreta, no en otras). Concretamente, los eicosanoides.

Los alimentos ricos en omega 3

Los alimentos con mayor aporte son los pescados, concretamente los más ricos en grasa, los azules. Salmón fresco, caballa, atún, anchoas, sardinas, arenques, pez espada, trucha…

También existen fuentes vegetales de omega 3, aunque no tan eficientes. Es decir, con más cantidad suponen un aporte menor. Una excepción son las nueces.

La relación entre ácidos omega 3 y salud

Existen varios estudios científicos que analizan la relación entre los ácidos omega 3 y la salud cardiovascular. Por ejemplo, Physician´s Health Study, MRFIT, GISSI , etc. Estos estudios vienen a concluir que los omega 3 de cadena larga tienen una acción preventiva en ciertos factores de riesgo implicados en las enfermedades cardiovasculares.

A estos estudios se suma uno recientemente publicado en la revista Atherosclerosis . Según este estudio, las personas en riesgo de sufrir una enfermedad cardiocirculatoria podrían beneficiarse de la suplementación alimentaria a largo plazo con ácidos grasos poliinsaturados omega 3.

Monitorizando a lo largo de 10 años a pacientes con sospecha de enfermedad cardiovascular, se constató que elevadas concentraciones de EPA, DHA (los dos principales omega 3) se asociaron a una menor probabilidad de muerte cardiovascular.

Un último consejo

Una dieta equilibrada y evitar malos hábitos, como el sedentarismo, siguen siendo las mejores formas de potenciar nuestra salud. Como hemos comentado, la única manera de incorporar ciertos elementos a nuestro organismo es a través de la dieta. De ahí su importancia. También es importante el consejo de un profesional, como un especialista en Nutrición – Salud . Siempre debes pensar en global: en toda tu dieta, estilo de vida, etc. Por eso, antes de realizar modificaciones o incorporaciones, es necesario consultar a un especialista.

 

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.