Pérdida de peso: efectos de la oligofructosa

Pérdida de peso: efectos de la oligofructosa

La pérdida de peso es el resultado de varias acciones: nutricional, micronutricional, física, comportamental, coaching en la motivación, etc. Independientemente de las reglas dietéticas básicas, varios alimentos suelen ser eficaces a la hora de estimular las hormonas saciógenas. Así, varios estudios han puesto en evidencia el papel fundamental de la oligofructosa.

1- ¿Qué es la oligofructosa?

La oligofructosa es un glúcido que pertenece a la familia de los fructanos o fructo-oligosacáridos (FOS). Son fibras fermentescibles que se encuentran en más de 36.000 especies de plantas, siendo la más conocida la achicoria.

La oligofructosa tiene unas propiedades comparables a las de la sacarosa, siendo sin embargo menos dulce y menos energética. De ahí su utilización en los alimentos como substituto de la sacarosa.

Los FOS, en razón de su acción sobre la flora intestinal, han sido clasificados como “prebióticos”, porque mejoran el funcionamiento del colon (multiplicación de las cepas bifidobacterias, efecto regulador sobre el tránsito intestinal).

2- Las hormonas implicadas en los mecanismos del hambre y de la saciedad

Citemos las más difundidas: la ghrelina, el péptido YY, el glucagón-like peptide, etc.

La ghrelina es una hormona orexígena, es decir que estimula el apetito, y es fabricada por las células del estómago.

El glucagón-like peptide-1 (GLP-1) es liberado por el intestino delgado, en respuesta al aporte energético (saciógeno).

La colecistoquinina es liberada a nivel del duodeno y parece tener cierta función en los mecanismos que inducen las ganas de no “alimentarse”.

El péptido YY secretado por el intestino (íleon) inhibe la secreción hidroelectrolítica y dificulta la motricidad digestiva disminuyendo la toma alimentaria. De este modo, se han puesto en evidencia las serias disfunciones que afectan a estas hormonas en personas con problemas de sobrepeso y de obesidad.

3- Interés de la oligofructosa en la pérdida de peso

En 2009, se ha llevado a cabo un estudio randomizado en doble ciego con placebo sobre 48 sujetos sanos con un IMC > 25 (sobrepeso, obesidad). Cada uno de ellos ha recibido durante 12 semanas el equivalente a 21g de oligofructosa o un placebo. Los resultados han demostrado que el grupo que ha recibido una suplementación con oligofructosa ha perdido entre 1.03+/-0.43kg de peso. En los otros sujetos, se ha podido constatar una disminución de la ghrelina y un aumento del péptido YY. En cambio, no se ha observado ninguna influencia sobre el glucagón-like peptide.

Al participar en la disminución de la hormona orexígena (ghrelina) y en la estimulación de la hormona saciógena (péptido YY), la oligofructosa o los FOS participarían en la reducción de los aportes energéticos cotidianos, favoreciendo así una pérdida de peso en las personas con un IMC > 25.

Referencias: Am J Clin nutr Vol .89, N°6 : 1751-1759, 2009.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.