Proteger tu flora es también cuidar tu piel

Los fermentos lácticos contribuyen al mantenimiento de la piel en buenas condiciones

Entender al organismo como un sistema nos ayuda a encontrar soluciones más eficaces. Por ejemplo, al cuidar nuestro intestino, estaremos protegiendo también la salud de nuestra piel, equilibrando la grasa cutánea. Te contamos cómo.

Un ejemplo: el acné adulto

Aunque muchos piensen que es un problema típico de la adolescencia, hasta el 30% de las mujeres mayores de 25 años puede padecer acné, con independencia de haberlo sufrido con anterioridad o no. La razón es que se trata de un tipo de acné diferente: el acné de tipo inflamatorio.

¿Causas? Probablemente, su aparición siempre es debida a varias de ellas: motivos hormonales, la presencia de perturbadores endocrinos, la influencia del tabaco, la proliferación excesiva de ciertas bacterias (Propionibacterium acnes) Como ya hemos comentado otras veces, hay bacterias “malas” y bacterias “buenas”. Es necesario mantener el buen equilibrio de ambas.

Los fermentos lácticos y el acné

La “conexión” entre el intestino y la piel no es un hallazgo reciente. Por ejemplo, un estudio realizado sobre 56 pacientes que sufrían de acné concluyó que la ingesta oral de lactobacillus redujo el número de sus lesiones. La piel alberga todo un conjunto de bacterias llamado microbiota cutánea.

Una vez más, se trata de pensar en el equilibrio del sistema. Factores ambientales, como una dieta desequilibrada (como el consumo excesivo de alimentos y bebidas altamente azucaradas) así como otros emocionales, como el estrés, pueden alterar la composición de la flora intestinal. A su vez, este proceso puede provocar que se distribuyan toxinas por el organismo. Y por último, también en función de predisposiciones genéticas, pueden producirse problemas en la piel.  De ahí las ventajas de actuar sobre el desequilibrio de la flora.

ACNAVANCE contribuye a la salud de tu piel

Los ingredientes de los que se compone ACNAVANCE  han sido seleccionados por su acción sobre la piel, el hígado y el intestino:

  • La bardana, el pensamiento salvaje, el rábano negro y la cúrcuma.
  • Acetilcisteína, vitamina B5, selenio.
  • Zinc, que contribuye al mantenimiento de la piel en condiciones normales.
  • 2 cepas específicas de Lactobacillus, que protegen la pared del intestino y mejoran la detoxificación intestinal.

Para saber más sobre ACNAVANCE, así como sobre toda la línea PROBIOVANCE® y sus complementos ricos en fermentos lácticos, entra en www.probiovance.es o llámanos al 900 100 200

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.