Micronutrición | Prepárate para pasar un buen invierno

Ya asoma el invierno, con su ración de pequeñas y grandes dolencias, que incluso cuando son benignas, suelen ser molestas. Además, pueden ocasionar cansancio, e incluso agotamiento. Para tratar de evitarlas o reducir su duración, la micronutrición ofrece respuestas específicas para cada miembro de la familia, a todas las edades.

 

La rinitis, los estados gripales, las dificultades respiratorias y los dolores de garganta están relacionados con los primeros resfriados. Tu organismo no ha sabido (o no ha podido) adaptarse a las cambios estacionales. En la naturaleza encontramos vegetales que aumentan la resistencia frente a estas agresiones.

Entre los más conocidos y recomendados, están las frutas ricas en vitamina C como la acerola, el limón, el casis, el pomelo o el kiwi. La vitamina C tiene una acción antibacteriana y permite luchar contra la fatiga pasajera que se instala desde los primeros signos del resfriado. Desgraciadamente, la calidad de nuestra fruta y la cantidad de vitamina C que contiene han ido disminuyendo por culpa de los métodos de producción industrial, los cambios climáticos, la contaminación y los tiempos de almacenaje, a menudo excesivos.

Todo esto hace que nuestra fruta no pueda provocar el efecto esperado. Por ello, se recomienda suplementar nuestra alimentación con un complemento alimenticio que aporte entre 80 y 100 mg al día de vitamina C (o el triple si la enfermedad ya se ha manifestado).

Para optimizar la lucha contra las agresiones hibernales, podemos utilizar, además de vitamina C, los probióticos y la vitamina D, micronutrientes con una acción inmunitaria establecida. Entre los probióticos, hay que privilegiar las especies bifidobacterium y lactobacillus, cuyas propiedades expondremos más adelante.

En cuanto a la vitamina D, constituye un potente activador de los glóbulos blancos (linfocitos y macrófagos) responsables de la producción de anticuerpos, que son las armas de defensa inmunitaria. Recomendamos tomar la forma natural de vitamina D asociada con vitamina A (elemento clave para los sistemas y los mecanismos relacionados con la inmunidad).

Ambas vitaminas provienen del aceite de hígado de pescado, el cual debe disponer de una trazabilidad controlada y de unos procesos de estabilización certificados. Los complementos alimenticios Inovance responden a la exigencia tu organismo por una correcta preparación ante la llegada del invierno.

Su identidad y trazabilidad aportan todas las garantías de calidad y cantidad en cuanto a la vitamina C, la vitamina D y los probióticos.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.