Propiedades del albaricoque | Alimentos y Salud

Definición: El albaricoque, también conocido como damasco o piesco, es el fruto del albaricoquero, árbol de la familia de las Rosáceas. Hay más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo.

Es originario de Asia, Corea del Norte o Manchuria. Actualmente se produce en países como Turquía (mayor productor mundial), Suiza, Grecia, España (cuenca mediterránea), Francia, Estados Unidos, Sudáfrica y Nueva Zelanda.

Más información: El fruto tiene la carne jugosa, firme y con un delicioso sabor dulce. Comparado con otras frutas, su aporte energético es bastante bajo, debido a su elevada cantidad de agua y modesto aporte de hidratos de carbono. Destaca por la abundancia de fibra, que mejora el tránsito intestinal, y su contenido en beta-caroteno, que se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Es rico en elementos como el potasio y, en menor proporción, en magnesio y en calcio. Este último es de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos ricos en dicho mineral. El atractivo color anaranjado de los albaricoques, junto con el agradable aroma que desprenden y su sabroso dulzor, convierten a estas frutas en una de las predilectas de la estación veraniega.

Interesante: El beta-caroteno o provitamina A, de acción antioxidante, ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y cánceres. El contenido en potasio lo convierte en una fruta diurética, también recomendada en el tratamiento dietético de diversas enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial u otras asociadas a retención de líquidos. Aporta otros minerales directamente implicados en la formación y maduración de los glóbulos rojos: hierro, cobre y cobalto. Los albaricoques frescos maduros son ricos en taninos, sustancias con propiedades astringentes, antiinflamatorias y antioxidantes. Las semillas se usan para tratar la tos y el estreñimiento.

El albaricoque se utiliza en cosmética para la elaboración de mascarillas, para tratar anomalías de la piel, especialmente del cutis. Nutre la piel y protege el cutis contra la aparición de arrugas. También es de interés en caso de manchas debidas al sol o el envejecimiento.

Receta de mermelada con stevia: 1 kg. de albaricoques maduros, 1 limón, 1 vaso de agua, 2 cucharadas soperas de stevia. Lavamos bien los albaricoques y los partimos en trozos (unos 8 trozos por albaricoque) y los vamos colocando en una cazuela. No hace falta pelarlos. Sólo retiramos el hueso. Ponemos la cazuela a calentar a fuego lento y añadimos el zumo de un limón, revolvemos y, cuando empiece a hervir, añadimos el vaso de agua. Dejamos que se haga despacio, revolviendo de vez en cuando. Los albaricoques se van quedando blandos y cocidos. No hace falta triturarlos. Cuando los veamos bien hechos, añadimos el edulcorante y lo mezclamos todo bien. Dejamos que el conjunto cueza unos quince minutos. Retiramos del fuego y dejamos que se temple. Luego pondremos la mermelada en botes de cristal. Tapamos, asegurándonos de cerrar con fuerza. Una vez abierto el bote, lo conservaremos en la nevera.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.