La disminución de la luminosidad provoca modificaciones hormonales: baja la producción de serotonina y aumenta de manera anormal la producción de melatonina durante el día. Todo esto perturba nuestro comportamiento, nuestra atención y nuestras funciones cognitivas.

La serotonina participa en la actividad comportamental. Su precursor es el L-triptófano, un aminoácido esencial naturalmente presente en ciertos alimentos. La alimentación aporta entre 0,5 y 1 g de triptófano al día (huevos, carne, suero de leche, coco, etc.).

La mayor parte del triptófano que proviene de la alimentación es utilizada en la fabricación de proteínas y de ácido nicotínico. Por tanto, no se encuentra muy disponible. Normalmente, la concentración plasmática de triptófano en el hombre es más elevada de día, y tiene por función la regulación del humor y de la saciedad.

Al principio del sueño, la actividad de las neuronas que sintetizan la serotonina cerebral disminuye hasta desaparecer completamente durante la fase de sueño llamada paradójico. La serotonina deja paso a la melatonina cuya síntesis y liberación son exclusivamente nocturnas.

La síntesis de la melatonina se ve influenciada directamente por el grado de luminosidad, lo que explica la apatía y la torpeza que uno siente en caso de intensidad luminosa débil, como en invierno. La melatonina es liberada durante la noche, con un pico hacia las 2 o las 3 h de la madrugada.

Luego, su secreción va disminuyendo progresivamente a favor del cortisol, una hormona que favorece el despertar. El aporte de melatonina exógena permite resincronizar rápidamente nuestro reloj en caso de jet lag, como en caso de viajes intercontinentales.

En dosis fisiológicas, la melatonina también permite tratar los trastornos del sueño (dificultad para dormir, despertar nocturno, etc.). La melatonina beneficia de dos alegaciones salud definidas por la EFSA*: “La melatonina contribuye a atenuar los efectos del jet lag” y “La melatonina contribuye a reducir el tiempo que uno tarda en dormirse”.

Ciertas vitaminas B, sobre todo B3 y B6, contribuyen al funcionamiento normal del sistema nervioso. Por su parte, el magnesio favorece la reducción del cansancio. Así pues, debemos pensar en estos micronutrientes durante el invierno.

 

Inovance SEROTONE contiene triptófano y vitaminas B6-B3. En cuanto a Inovance NOCTIVANCE, contiene melatonina, vitaminas B6-B3-B9 y magnesio, en dosis fisiológicas y sin suscitar dependencia.

 

* EFSA = European Food Safety Authority

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar