Protege tu piel de cara al verano gracias a los micronutrientes

 

 

El verano está por llegar, y ya pensamos en disfrutar del sol. Pero una exposición al sol abusiva y no protegida, puede comportar ciertos riesgos para nuestro organismo (piel, ojos y circulación venosa), aumentado la producción de radicales libres de origen exógeno bajo la acción de los ultravioletas. Esto provoca un estrés oxidante y un envejecimiento prematuro. Además, con el exceso de sol, se desarrollan problemas circulatorios como piernas pesadas, tobillos hinchados y calambres.

 

  • ¿Qué solución tenemos para que el “placer del sol” coincida con “belleza y protección”?

 

 

El impacto de la alimentación sobre la calidad de la piel, de las faneras (uñas y pelo) y de los ojos, es fundamental, y ha sido objeto de numerosos estudios.

La piel necesita para su dinamismo estructural y funcional: proteínas, vitaminas, oligoelementos y ácidos grasos esenciales. Toda carencia provoca un disfuncionamiento biológico con signos visibles como sequedad, piel pálida, trastornos de la pigmentación, uñas rotas, pelo roto, pérdida de elasticidad…

Los ultravioletas siempre están presentes en la luz del sol, pero lo están de modo más intenso en primavera y verano. El ojo humano posee una protección natural contra la luz, filtrando más o menos eficazmente los rayos UV. Pero la retina puede verse afectada por los UV no interceptados, provocando fatiga visual y lesiones, que participarán en el desarrollo de la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad). Es pues necesario, desde la más tierna edad, proteger los ojos llevando gafas de sol adaptadas, favoreciendo los sistemas anti-radicalares y aportando unos micronutrimentos específicos para el ojo que aumenten la densidad del pigmento macular.

En verano más que de costumbre, hay que privilegiar en cantidad las verduras frescas, la fruta fresca y las hierbas frescas en vuestras comidas y cenas, garantizando así un buen aporte de vitaminas (A-B-C-D-E-K) y de oligoelementos como el cobre, el zinc, el selenio y el manganeso.

En cuanto a los polifenoles, presentes en los vegetales, son muy beneficiosos para mantener una buena circulación y un buen tono del sistema venoso, a la par que constituyen un escudo de protección para vuestros ojos.

El lema tan difundido de “Comer 5 frutos y verduras al día” es esencial para la protección estival. Pero a veces puede ser hasta insuficiente, por lo que puede ser necesario tomar cada día unos complementos alimenticios a base de vegetales y de sustancias anti-radicalares en dosis fisiológicas, del mes de mayo al mes de agosto.

Inovance Venovance, Inovance Visiovance, y Inovance Antioxydants ofrecen una estrategia completa y eficaz para una protección y un bienestar garantizados durante todo el verano.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.