Como reducir el aporte de grasas para perder peso de manera duradera

Como reducir el aporte de grasas para perder peso de manera duradera

Con los primeros días de enero, los buenos propósitos no faltan. Y muchas veces, perder peso de manera duradera es una de estos propósitos para el año nuevo.

Ante el aumento de la obesidad, las agencias de salud multiplican sus mensajes preventivos que difunden ampliamente los medios de comunicación y los profesionales de la salud y de la nutrición. El objetivo es reducir los aportes alimentarios de sal, azúcar y grasas.

Escondidos o no en nuestros alimentos “industriales”, estos alimentos son en parte los responsables de estos kilos de más. La reducción del consumo de grasas que aportan 9 kcal por gramo es una de las claves del éxito.

Un gran estudio sobre más de 73.500 participantes en Europa, Estados Unidos y Nueva Zelanda ha llegado a la conclusión siguiente: restringir los aportes de grasas en la alimentación permite reducir de 1,6 kg el peso corporal y de 0,5 cm el perímetro abdominal.

Además, ¡el efecto dura al menos siete años! Esta reducción de las materias grasas se inscribe dentro de una alimentación normal sin régimen y se acompaña de una ligera disminución del colesterol y de la presión arterial. En el mismo análisis, los resultados obtenidos sobre los niños confirman esta relación grasa/peso.

Las reglas clásicas de la nutrición establecen que la parte máxima de lípidos no debe superar el 30 o 35% de los aportes energéticos totales (AET) cotidianos. Sin embargo, en algunos obesos, ¡este aporte puede superar el 40%!

Este estudio demuestra que se puede obtener una pérdida de peso duradera con unos aportes de lípidos que representen entre el 25 y el 30% de los AET. En la práctica, esto significa que para 2.200 kcal/día, se deberán consumir 600 kcal provenientes de lípidos, en vez de 700 kcal, es decir concretamente 10 g de grasas menos al día.

10 g de grasas corresponden de media a:

  • 12 g de mantequilla
  • ó 25 g de embutidos
  • ó 50 g de queso de pasta blanda (Brie o Camembert)
  • ó 30 g de queso de pasta prensada y cocida (Emmenthal)
  • ó 65 g de carne de buey
  • ó entre 150 g y 200 g de un plato cocinado industrial
  • ó 1 croissant de mantequilla

Reducir de 10 g al día el consumo de alimentos ricos en grasas es algo accesible a todos al cotidiano. Solo habrá que sustituirlos por alimentos no transformados como fruta y verdura. Tal es el primer gesto salud.

 

Fuente:

  • Lee Hooper, British Medical Journal2012; 345: e7666 6 December 2012 – Effect of reduction total intake on body weight : systematic review and meta analysis of randomized controlled trials and cohorts studies.

hola

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.