Refuerza tu memoria y concentración gracias a los micronutrientes 

 

La memoria del ser humano se pone en funcionamiento desde su más temprana edad. La facultad y la capacidad de “memorización-concentración” implican diferentes parámetros, entre los cuales están los relacionados con la densidad nutricional. Cuando hay carencia nutricional, aparecen los primeros signos de déficit cognitivo: dificultad de aprendizaje, problemas de concentración, falta de memoria…

–          ¿Qué es la Memoria?

La memoria es la capacidad de almacenar y utilizar información a nivel cerebral. Este proceso pasa por tres etapas diferentes: “entrada-almacenamiento-salida”.

Cada etapa emplea los cinco sentidos y exige unos ejercicios de repetición para fijar los diversos mecanismos mnemotécnicos. Poseemos cinco tipos de memoria: tres relacionados con el tiempo (memoria inmediata, memoria a medio plazo y memoria a largo plazo), y dos relacionados con el modelo de memoria: voluntaria e involuntaria (mensajes repetitivos independientes de nuestra voluntad, como por ejemplo la publicidad).

 

–          La influencia de los nutrientes y de los micronutrientes

Si memoria y cerebro van unidos, entonces debemos alimentar el cerebro, y más aún las neuronas, de manera adecuada. Las neuronas se nutren de glúcidos, proteínas y sobre todo de glutamina, pero también de lípidos, que tienen un papel esencial.

Para facilitar la transmisión-conexión durante las 3 etapas de “entrada-almacenamiento-salida”, las membranas de las neuronas deben ser flexibles. Esta flexibilidad les es conferida por los ácidos grasos buenos o las grasas poliinsaturadas, aportadas por los aceites vegetales de la primera prensada en frío, por los fosfolípidos, por el pescado y por los aceites de pescado ricos en omega 3-DHA.

Entre los micronutrientes, las vitaminas del grupo B y el zinc son esenciales para la fabricación de neurotransmisores, mientras que los antioxidantes de la fruta y de la verdura, constituyen excelentes protectores de las neuronas contra el envejecimiento y las agresiones radicalares.

Un gran estudio sobre la memoria llevada a cabo en personas de más de 65 años en los EEUU y publicada en la revista científica NEUROLOGY, ha demostrado el interés nutricional de la verdura (sobre todo las hortalizas), por su capacidad protectora de las neuronas.

Si bien la pérdida de memoria es ineluctable con el tiempo, la micronutrición permite frenar el proceso, ya sea éste normal o acelerado.

¡Nunca es demasiado tarde para optimizar su memoria aumentando su capacidad intelectual!

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar