Saber comer: nutrición y dietas personalizadas

En internet, en la televisión, en las revistas o a través de personas cercanas, oímos hablar de decenas de dietas estándar para perder peso o para mejorar nuestra figura. Sin embargo, muchas veces olvidamos que nuestro cuerpo es único y exclusivo, y como tal reclama una nutrición personalizada. Lo que es válido para mí puede no serlo en absoluto para otro.

“Recuérdalo, siempre estás a dieta, de una forma u otra”, sentencia Pilar Rodríguez, nutricionista de la clínica médico-estética NIUNO de A Coruña. “Enseñamos a la gente a comer, a seguir unas pautas de alimentación, y no hacemos que bajen de peso, sino que bajen bien de peso, de la forma correcta”, incide.

NIUNO es uno de los centros españoles que ofrecen dietas totalmente personalizadas a sus clientes. “Escuchamos las preocupaciones del paciente, sus hábitos de vida y lo que les gusta”, explica. Revisan el estado de salud de la persona, su peso, sus medidas, y realizan una impedancia bioeléctrica, “que es una técnica no invasiva para la determinación de la composición corporal con la que se obtiene el porcentaje de hidratación corporal, masa magra, masa grasa y el Índice de Masa Corporal (IMC)”, explica Pilar.

Siempre, e independientemente del tipo de dieta a realizar, se solicita una analítica previa, mediante la cual se revisa el estado del paciente. Una vez realizado este proceso, se le indica si puede seguir una dieta proteinada. En caso contrario, se le pauta otro tipo de dieta.

Entre las dietas proteinadas, destaca la Dieta de Aporte Proteico, indicada para una pérdida de peso eficaz y saludable. Dicho tratamiento propone diversas fases en función de la motivación del paciente, del objetivo ponderal deseado y del tiempo en el cual se quiere alcanzar dicho objetivo.

Después de unas primeras fases más restrictivas, se lleva al paciente a su peso ideal añadiendo poco a poco proteínas animales (carne, pescado) y luego frutas, lácteos, pan y féculas, hasta alcanzar una reeducación alimentaria completa, fuente de salud y bienestar. Se controla el aporte de proteínas gracias a una amplia gama de productos proteicos especialmente calibrados para garantizar una ingesta óptima de de proteínas de alto valor biológico.

Por otra parte, se excluyen grasa y glúcidos, responsables del sobrepeso, para conseguir una pérdida de peso eficaz mediante unas fases delimitadas en el tiempo y bajo el control de la nutricionista. “Si lo haces bien y bajo el control de un especialista no tiene repercusiones ni efecto rebote, porque vas introduciendo los hidratos de forma paulatina y no pierdes masa muscular”, afirma Pilar Rodríguez.

Cada semana, además, realizan unas pruebas para controlar si el progreso del paciente. “En muchos centros no lo hacen, pero aquí queremos controlarlo nosotros. Además, nos gusta estar junto al paciente apoyándole y motivándole”, argumenta. La dieta proteinada también se puede realizar sin productos específicos, pues hay gente que los descarta por temor o desconfianza.

“Tenemos miedo a los productos dietéticos porque lo asociamos a dietas milagro o no saludables para el organismo. En este caso, el producto no es más que comida, con una presentación diferente, pero con un porcentaje alto de proteína de calidad. De hecho, incluso ahorras tiempo y dinero, pero hay miedo a lo desconocido”, reconoce Pilar.

En el catálogo de Ysonut, marca con la que trabaja el centro NIUNO, encontramos productos proteicos de todo tipo y formato. Algunos para cocinar, como tortilla de finas hierbas o de champiñones, a los que sólo hay que añadirle un poco de aceite de oliva, y otros ya listos para tomar. También batidos de cacao, bebidas frías, galletas, gofres, barritas de chocolate, mermeladas, snacks salados y tarrinas de atún, focaccias y diversos tipos de panes, tanto crujientes como tiernos.

Para leer el contenido completo visita la página web de Clínica Médico-Estética NIUNO.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.