Micronutrición | Sistema inmunitario y agresiones invernales

En el ser humano, el sistema inmunitario se desarrolla muy pronto, puesto que las etapas fundamentales de este desarrollo se producen en las primeras etapas de la vida. El sistema inmunitario está basado en un componente genético (inmunidad innata no específica) y una defensa específica (producción de anticuerpos y linfocitos específicos).Ciertas características exteriores, llamadas también ambientales (alimentación, estrés, polución, enfermedades, envejecimiento, etc.), pueden desequilibrar y amenazar nuestra inmunidad.

¿Qué es el sistema inmunitario? Su finalidad es destruir y neutralizar todos los elementos extraños que puedan afectar a nuestra salud (bacterias, virus y proteínas extrañas), pero, ¿qué es realmente?

  • Nuestro sistema inmunitario está asociado a diferentes mucosas: piel, nariz, faringe, amígdalas, bronquios, glándulas lacrimales, vagina y sobre todo, el sistema intestinal.
  • Sede central del sistema inmunitario, el intestino contiene una microbiota específica protectora (100 billones de bacterias), lo que representa entre el 60 y el 70% de las células inmunitarias, vinculadas a 100 millones de neuronas. El equilibrio del ecosistema intestinal se depende del equilibrio de nuestra flora bacteriana y de las células inmunitarias, así como del de otros órganos digestivos (hígado, páncreas, etc.).

 

– ¿Cúales son sus principales amenazas?

    1. Las agresiones virales conocidas:

El ser humano siempre se ha visto confrontado a diversos virus (etimológicamente: « veneno »), como la varicela, la rubeola, las hepatitis, las gripes y también el SIDA. Una vez que se ha identificado el virus, se puede crear una vacuna y establecer un calendario de vacunación para cada edad, construyendo así la primera barrera defensiva. También se pueden prescribir medicamentos (antibióticos) para luchar contra los síntomas provocados por estos virus.

  1. Las agresiones del sistema intestinal:

Existe una diversidad de factores que pueden amenazar nuestro sistema intestinal y, por ende, nuestro sistema inmunitario: una mala alimentación con un aporte insuficiente de micronutrientes o fibras, un aporte excesivo de medicamentos que pueden perturbar la salud de los órganos digestivos, ciertas enfermedades específicas del colon, las alergias y las intolerancias alimentarias, el estrés, el envejecimiento o una microbiota con una flora desequilibrada o reducida.

 

¡Reforzar nuestro sistema inmunitario ahora es posible!

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.