Vida Sana | Practicar Kickboxing
Vida Sana  Practicar Kickboxing

Vida Sana Practicar Kickboxing

¿Buscas quemar calorías, definir músculos, mejorar tu coordinación y autodefensa o también sacar el estrés eficazmente? El kickboxing, o mejor conocido como kikkubokushingu en japonés, tiene todo lo que buscas. Por ser un deporte de contacto se suele incluir en la lista de artes marciales, teniendo como base karate, boxeo o muay thai.

Es un arte marcial híbrido formado a partir de la combinación de diversos estilos tradicionales que tuvo su debut, hace relativamente poco, en Japón durante la década de los 60s. Con el paso del tiempo, ha ido ganando popularidad y difruta hoy en día de gran reconocimiento a través de numerosas competiciones.

El mundo del fitness también optó por modificar el kickboxing hasta crear el Aero-Kickboxing o el Cardio Kickboxing, actividades aeróbicas que usan técnicas básicas de este deporte, sincronizado con el ritmo de la música, pero sin contacto físico ni contrincante.

El kickboxing usa, como defensa y ataque, la combinación de patadas y golpes de puño extremadamente veloces. Exige un gran esfuerzo de coordinación de mente y cuerpo.

Primero se aprenden las diferentes patadas, golpes de puño y guardias básicas. Una vez practicado y aprendido, se enseña a combinar los diferentes movimientos dependiendo de lo que haga el contrincante.

Cabe destacar que el kickboxing tiene un reglamento según el cual se debe evitar golpear con codos, rodillas o cabeza. No se puede empujar ni golpear la espalda. Al ser un deporte de contacto físico, se debe estar en sincronía con la mente para poder reaccionar rápidamente ante lo que haga el contrincante. Requiere una concentración muy alta para anticiparse.

El kickboxing, a pesar de ser un deporte complejo a simple vista, es muy divertido y recomendable para descargar estrés. Algunos lo consideran como terapia. Entre los múltiples beneficios que otorga este deporte, si lo practicamos de una manera regular, están:

  1. Alta definición de músculos y flexibilidad
  2. Liberación de endorfinas y mejora de la resistencia cardiopulmonar
  3. Mejora de la coordinación, agilidad, velocidad de reacción y reflejos
  4. Elevación de la autoestima y aprendizaje de técnicas de autodefensa
  5. Reducción de estrés y mejora postural

Como podemos ver, no sólo obtendremos beneficios a nivel físico, sino también psíquico pues liberaremos todas las tensiones acumuladas en el día a día. Una buena sesión de 1 hora de kickboxing puede quemar más de 800 calorías, además de tonificar el cuerpo y acelerar el metabolismo.

Se recomienda empezar por dos sesiones semanales, para aprender, e ir aumentando progresivamente al tiempo que se van acondicionando y sincronizando cuerpo y mente. Antes de iniciar este deporte es importante consultar con un médico, sobretodo si sufres de problemas coronarios, presión alta, diabetes o colesterol elevado. Asimismo, se sugiere que el instructor sea certificado, puesto que, se usan muchos músculos de fuerza y estabilidad a la vez.

No cabe duda, el kickboxing es un deporte de contacto que ayuda a todo aquel que se sienta atrapado en la rutina de entrenamiento, o busca un ejercicio motivador de alta energía. Los movimientos del kickboxing desafían múltiples grupos de músculos y dan un entrenamiento completo y revitalizante.

Este deporte se convierte gracias a su íntegra ejecución en una poderosa arma para obtener un cuerpo sano, fuerte y controlado; así como, una mente aliviada, despejada y sincronizada.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.