Vida sana  Cromoterapia

Vida sana Cromoterapia

Actualmente existen múltiples terapias naturales o terapias alternativas con el fin de mejorar nuestra salud, tanto física como psíquica. Nosotros hoy os proponemos, porqué no, probar una terapia con colores, actualmente conocida como Cromoterapia.

No se trata de un invento ni de una técnica moderna, el origen de la Cromoterapia data de la época de Hipócrates, quien usaba linimentos y bálsamos de colores para realizar sus tratamientos.

Aunque durante unos siglos la Cromoterapia estuvo olvidada, en el siglo XVIII científicos y filósofos se interesaron por ella y, en el siglo XX Max Lüscher empezó a utilizarla de nuevo con fines terapéuticos, L üscher realizó un test para evaluar el estado psicológico y fisiológico de una persona, su forma de afrontar el estrés y otras características de su personalidad.

Estudió la influencia que los colores tenían sobre diferentes partes del sistema nervioso, sobre el metabolismo y sobre las diferentes glándulas existentes en el organismo. La Cromoterapia es una técnica utilizada en Naturopatía Sensorial que consiste en utilizar los colores para ayudar al cuerpo y a la mente a recuperar su equilibrio natural.

Utiliza los colores del espectro solar para tratar dolencias, ya sean físicas o bien emocionales. Los colores poseen diferentes propiedades y tienen la capacidad de: calmar, excitar, equilibrar, inspirar, e incluso, alterar nuestras percepciones.

Así, con estas características se utilizan como un efectivo método para tratar diferentes patologías. Es interesante saber que cada color emite unas vibraciones características que nos llegan de distinta manera y producen efectos diferentes, los cuales puede tener efectos más o menos fuertes dependiendo de la persona.

En Cromoterapia se utilizan ocho colores básicos, y cada color posee una propiedad diferente. Los colores utilizados son:

  • Rojo: estimulante
  • Naranja: energía, optimismo
  • Amarillo: concentración, antifatiga mental
  • Turquesa: antiinflamatorio, calmante
  • Verde: regenerativo, sedante, fortificante
  • Azul: tranquilizante, antiséptico, refrescante
  • Violeta: relajante emocional, disminuye fobias y angustias
  • Magenta: activador espiritual

La Cromoterapia se puede aplicar directamente sobre una zona del cuerpo, o bien, en una habitación completamente blanca para poder proyectar la luz del color elegido, según lo que se quiera tratar. Normalmente se aplica en sesiones de 30 minutos y, tras 15 días de tratamiento sus efectos pueden ser visibles.

Compártelo con tus amigos
  • gplus
  • pinterest

Deja tu comentario

Los comentarios en este blog están moderados. No aparecerán publicados hasta no ser revisados por un administrador.