La vuelta al cole marca el final de la diversión y el inicio de un período en que la seriedad, la organización y la concentración se imponen. Tanto para los pequeños como para los mayores, esto genera cierto estrés. Una micronutrición bien adaptada nos permitirá abordar este período con más serenidad.

 

Nuestros hijos están sometidos a diversas formas de estrés. Los llantos en el patio de los colegios son una prueba de ello. Este cambio se vive muy mal hasta la adolescencia. El estrés y la ansiedad hacen que los niños sean más vulnerables, y atenúan sus defensas inmunitarias. Esta debilidad aparece con los primeros signos del invierno y las infecciones de repetición.

Para luchar contra el estrés, nuestra alimentación diaria debe aportar magnesio, presente en frutos secos, fruta fresca, cereales integrales y chocolate (cuidado con los excesos…). Estos aportes de magnesio no siempre son suficientes, porque, en caso de estrés, las necesidades aumentan considerablemente.

Se considera que en niños de 4 a 12 años, los aportes tienen que ser de media entre 150 mg y 200 mg al día y en niños de 13 a 19 años, de unos 400 mg. Se recomienda recurrir a una suplementación con magnesio al llegar la vuelta al cole para limitar la irritabilidad, el nerviosismo y la fatiga.

Para prevenir el debilitamiento de las defensas generales y limitar así, desde los primeros signos del invierno, las infecciones infantiles habituales, podemos optar por una respuesta basada en la utilización de complementos nutricionales específicamente destinados a la microbiota: los probióticos.

Es también de gran importancia el aporte de vitaminas C y D, ya que actúan en sinergia para estimular de manera natural el sistema inmunitario de los niños. Y como la vuelta al cole requiere también más esfuerzos de concentración y memorización, incluso para los más pequeños, se recomienda recurrir a una suplementación con omega 3 de tipo DHA.

El DHA, fundamental en período de embarazo, es muy útil también para las funciones de cognición de los niños, así como para su desarrollo retiniano y cerebral. Además, como no es fácil que los niños coman pescado que contenga DHA (salmón, sardina, caballa, etc.), se pueden aportar los omega 3 DHA mediante cápsulas de aceite de pescado desodorizadas para facilitar la toma.

Los complementos alimenticios INOVANCE responden a las exigencias del organismo de nuestros hijos, para empezar la vuelta al cole con toda tranquilidad.

Pin It on Pinterest

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web. Cómo configurar

YSONUT  SL informa  al  usuario  de  que  tiene  la  posibilidad  de  configurar  su navegador de modo que se le informe de la recepción de cookies, pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro.

A continuación le proporcionamos los enlaces de diversos navegadores, a través de los cuales podrá realizar dicha configuración:

Cerrar